Las locuras del “mesías”: empleo público universal y sin oficio

Actualmente, sin contar las Fuerza Militares, se estima que en Colombia existen poco más de un millón de empleados públicos. La propuesta del progresismo implicaría triplicar esa cifra.

En las últimas semanas, después de conocer los vencedores de las consultas interpartidistas, hemos tenido acceso a algunos de los programas formales de los diversos candidatos presidenciales.

Pues el resultado electoral del señor del caos y la anarquía replicó la primera vuelta presidencial de hace 4 años y para el Senado ni siquiera alcanzaron la mitad de la votación que arrogantemente auguraban. Los vaticinios apocalípticos de tomarse el poder, desde el Congreso, no se cumplieron. Esa votación mágica hacía parte de la retórica fantasiosa de un candidato que todas las semanas nos sorprende con un nuevo disparate.

Me he tomado el trabajo de estudiar el programa del candidato “progresista” y, con preocupación, encuentro que se dicen tantas cosas para realizar en tan poco tiempo que incluso sería prudente desconfiar sobre las ocultas intenciones de perpetuarse en el poder.

Hay una serie de propuestas que están hechas para radicalizar el discurso populista y de lucha de clases, pero de fondo son planes irrealizables y el intento de implementarlos llevarían a la indefectible destrucción de lo que hemos construido como nación, para bien de todos, durante los últimos 30 años.

Para leer el artículo completo por favor ingrese al link FUENTE: Revista Semana