Este domingo nos estamos jugando mucho. No podemos equivocarnos

Opciones hay muchas, solo es cuestión de tomarse el tiempo de analizar hojas de vida, el talante democrático y las ejecutorias.

¡Llegó el día! Llevamos varios meses, incluso años, escuchando una advertencia lapidaria: ¡ojo con el 22!; pues bien, llegó ese momento. Este domingo se definen muchas cosas, pero la más importante de todas: nuestra viabilidad como nación.

Muchos creen que esto es una simple dicotomía entre “petrismo” y “uribismo”, sin embargo, ese ya no es el problema. Lo que nos jugamos, hoy más que nunca, es nuestro modelo económico, nuestra esencia como sociedad y el futuro, no solo de esta generación, sino de varias más.

Esta campaña, en especial la del Congreso, ha brillado por la falta de propuestas y por las posiciones mesiánicas. No hay agenda, el debate se reduce a votar por unos, para que no lleguen otros, pero de fondo, no hay mucho. Es una especie de guerra fría en la que el miedo y la zozobra es la regla; es la gasolina que alimenta la contradicción.

Para leer el artículo completo por favor ingrese al link FUENTE: Revista Semana